La Junta Reguladora de Publicidad (ARB) de Sudáfrica ha incluido una nueva cláusula para la industria de las criptomonedas destinada a proteger a los consumidores de la publicidad poco ética.

Las empresas y las personas en Sudáfrica deben cumplir con ciertos estándares de publicidad relacionados con la provisión de productos y servicios de criptomonedas en una nueva cláusula introducida en la Sección III del código de publicidad del país.

La primera cláusula requiere que los anuncios, incluidas las ofertas de criptomonedas, deben indicar ‘expresa y claramente’ que las inversiones pueden resultar en la pérdida de capital ‘ya que el valor es variable y puede subir o bajar’. Además, los anuncios no deben contradecir las advertencias sobre posibles pérdidas de inversión.

La publicidad de servicios y productos particulares debe explicarse de manera ‘fácilmente comprensible’ para las audiencias previstas. Los anuncios también deben dar mensajes equilibrados sobre devoluciones, características, beneficios y riesgos asociados con el producto o servicio asociado.

Las tasas de rendimiento, las proyecciones o los pronósticos también deben justificarse adecuadamente, incluida la forma en que se calculan y las condiciones que se aplican a los rendimientos promocionados. Cualquier información relacionada con el desempeño pasado no se puede utilizar para prometer rendimientos o devoluciones futuras, y no debe presentarse de una manera que cree “una impresión favorable del producto o servicio anunciado”.

Los anuncios de proveedores de servicios de criptomonedas que no son proveedores de crédito registrados no deben fomentar la adquisición de criptomonedas mediante crédito. Sin embargo, esto no excluye la publicidad de los métodos de pago asociados proporcionados por los proveedores de servicios.

También se espera que las personas influyentes en las redes sociales y los embajadores de la marca cumplan con ciertos estándares publicitarios. Esto incluye la obligación de compartir información fáctica y la prohibición de ofrecer asesoramiento sobre el comercio o la inversión en criptoactivos y la prohibición de promesas de beneficios o devoluciones.

El intercambio de criptomonedas Luno, un destacado proveedor de servicios en Sudáfrica, encabezó el proyecto con ARB. El gerente general de Luno para África, Marius Reitz, le dijo a Cointelegraph que el intercambio se acercó al organismo regulador para desarrollar nuevas reglas junto con los principales actores de la criptoindustria local.

Relacionado: República Centroafricana contempla marco legal para adopción de criptomonedas

Reitz dijo que la industria busca adoptar un enfoque de autorregulación y que los consumidores deben ser conscientes de los riesgos involucrados en la inversión en criptomonedas. Las estafas y los fraudes se han aprovechado de los inversionistas desprevenidos en el país, lo que requiere un esfuerzo para “limpiar la industria” haciendo que sea más difícil para los estafadores operar:

“Es comprensible que las plataformas de medios busquen anunciantes, pero nos preocupaba que no estuvieran haciendo la debida diligencia suficiente sobre si los anunciantes estaban en regla”.

Una declaración compartida con Cointelegraph por parte de la CEO de ARB, Gail Schimmel, destacó su creencia de que el proyecto daría como resultado mejores protecciones para los “consumidores vulnerables” en Sudáfrica:

“Este es un maravilloso ejemplo de una industria que ve el daño que se podría hacer en su nombre y da un paso adelante para autorregular los problemas sin que el gobierno la obligue a hacerlo”.

Los inversores en criptomonedas de todo el mundo han sido víctimas de algunas estafas importantes en los últimos años. En Sudáfrica, Mirror Trading International ocupó los titulares durante 2020 y 2021 cuando su director ejecutivo, Johan Steynberg, huyó del país con el control exclusivo de billeteras que contenían alrededor de 23 000 Bitcoin (BTC) pertenecientes a miles de inversores.

Africrypt fue otro esquema de inversión sudafricano que se volvió amargo para los inversores en 2021, con los hermanos Raees y Ameer Cajee afirmando que un incidente de piratería había provocado la pérdida de unos $ 200 millones en criptomonedas administradas por el fondo.