Mientras las agencias gubernamentales hacen cola para demandar a FTX y a su fundador, Sam Bankman-Fried, el grupo de antiguos clientes hizo un esfuerzo para recuperar su dinero primero. Una demanda colectiva iniciada por cuatro personas exige acceso prioritario a los fondos congelados de la empresa para sus clientes, no para los inversores.

La demanda se presentó el 27 de diciembre en el Tribunal de Quiebras de los Estados Unidos para el Distrito de Delaware. Cuatro demandantes afirman representar a toda la clase de antiguos clientes de FTX, que podrían acumular hasta 1 millón de personas. Lo que la demanda busca obtener son los derechos de prioridad para devolver los activos digitales en poder de FTX US o FTX.com a sus clientes.

Los demandantes enfatizan que el Acuerdo de usuario de FTX no permitía que la plataforma usara los fondos de los clientes para sus propios fines, incluidos los préstamos o su uso para gastos operativos. Cualquier eliminación de los fondos de los clientes de las cuentas fue una “mezcla, apropiación indebida, uso indebido o conversión inadmisible de la propiedad del cliente”, según la denuncia.

Relacionado: SBF tomó prestados $546 millones de Alameda para financiar la compra de acciones de Robinhood

Por lo tanto, los fondos congelados por FTX y rastreables como propiedad del cliente no se pueden usar para pagar gastos, reclamos o acreedores que no sean del cliente hasta que se pague a los clientes, según la demanda:

“Los miembros de la clase de clientes no deberían tener que hacer fila junto con los acreedores garantizados o no garantizados en general en estos procedimientos de bancarrota solo para compartir los activos patrimoniales disminuidos de FTX Group y Alameda”.

Recientemente, el Departamento de Justicia inició una investigación sobre el paradero de aproximadamente $372 millones en activos digitales perdidos de FTX. El 12 de noviembre, en medio de su bancarrota y colapso interno, FTX advirtió a los clientes sobre una actividad anormal en la billetera con respecto a al menos 228,523 Ether transferidos fuera del intercambio por un perpetrador desconocido.

Se sospechó de otro juego sucio cuando las billeteras criptográficas asociadas con la firma comercial ahora en bancarrota Alameda Research, la compañía hermana de FTX, comenzaron a transferir fondos solo unos días después de que SBF fuera liberado en un bono de $ 250 millones.