La tasa y el alcance de la adopción de criptomonedas en los últimos años señalan la gran necesidad de regulaciones modernas que al mismo tiempo protejan a los inversores y permitan que florezca la innovación. Tal como está, la mayoría de los tokens criptográficos se encuentran dentro de un área gris regulatoria, ya que no encajan dentro de los límites del sistema financiero tradicional, entonces, ¿por qué deberían ser víctimas de reglas obsoletas e inaplicables?

En la actualidad, la SEC aplica “La prueba de Howey”, un análisis legal basado en un fallo de la Corte Suprema de EE. UU. de 1946, para diferenciar entre valores y no valores. La SEC afirma que los valores son una “inversión de dinero en una empresa común con una expectativa razonable de obtener ganancias de los esfuerzos de otros”.

Sin embargo, existe un vacío evidente de claridad regulatoria sobre quién determina esta clasificación y cómo se aplica a las construcciones actuales. La mayoría de los activos digitales se asemejan a los productos básicos y algunos fueron diseñados específicamente para evitar las leyes de valores.

Además, a diferencia de los inversores en cítricos implicados en SEC contra Howey, que no tenían intención de comprar o comer la fruta que respaldaban, los entusiastas de las criptomonedas a menudo miran mucho más allá del retorno de la inversión (ROI). Los compradores de criptomonedas de hoy ven un futuro en el que los consumidores usan tokens para realizar transacciones en la cadena de bloques y para ingresar a aplicaciones descentralizadas, entre otros casos de uso.

Me gustaría proponer un proceso alternativo para caracterizar las criptomonedas y tokens a continuación.

Totalmente descentralizado frente a totalmente centralizado

Hay una escala móvil cuando se trata de activos digitales, que van desde totalmente descentralizados hasta totalmente centralizados. La ubicación de los activos en este espectro juega un papel muy importante en si tanto los líderes de la industria como los funcionarios gubernamentales los ven como valores o no valores. Si el titular de un token criptográfico en particular no tiene la expectativa de obtener ganancias en función de los esfuerzos de un equipo centralizado, entonces esa criptografía no debe considerarse un valor.

Por ejemplo, el exdirector de finanzas corporativas de la SEC, William Hinman, declaró en un discurso de 2018 que, según su comprensión de la estructura descentralizada de la red Ethereum, las ofertas de Ethereum y sus ventas asociadas no ser consideradas transacciones de valores. El debate sobre si Ethereum puede etiquetarse como un valor ha resurgido luego del cambio de la red a un modelo de prueba de participación (PoS), que cambió en gran medida la forma en que funciona la cadena de bloques. Sin embargo, diría que cambiar a PoS no debería afectar la suposición de que Ethereum (ETH) está descentralizado de manera efectiva y directa, dada la amplia participación de Ethereum.

La mayoría de las nuevas empresas de blockchain inician sus proyectos con una moneda nativa o crean una moneda nativa derivada de su oferta original de ERC-20. Las monedas nativas entran en la categoría de moneda centralizada porque tienen su propia designación, y es difícil lograr una descentralización significativa.

Dado que la Prueba de Howey no es una prueba de “3 de 4 no es malo”, si no se cumple alguno de los cuatro aspectos, entonces el activo en cuestión no es un valor. Dada la declaración de Hinman, cualquier activo que pueda demostrar que está descentralizado claramente no es un valor.

Puede leer más sobre la determinación de la descentralización aquí.

Únete a la comunidad donde puedes transformar el futuro. Cointelegraph Innovation Circle reúne a los líderes de la tecnología blockchain para conectarse, colaborar y publicar. Aplica hoy

Categorías adicionales

Si bien un activo puede no cumplir con los requisitos para ser considerado una moneda descentralizada, no se considera automáticamente un valor. Por el contrario, el activo puede caer en una serie de otros cubos, como moneda centralizada, contrato u organización.

A medida que más y más personas pierden la fe en la Reserva Federal de EE. UU., algunos confían en monedas estables centralizadas, como USDT o USDC, que mantienen reservas de efectivo fuera de la cadena para garantizar que sus monedas siempre tengan un valor de $ 1. Aquellos que poseen estas monedas estables simplemente buscan proteger el valor de su dinero y no esperan ganancias significativas. Pero debido a que las monedas estables como USDT y USDC están respaldadas por valores, la SEC cree que deberían ser reguladas.

Las organizaciones autónomas descentralizadas (DAO) se rigen por algoritmos de contratos inteligentes sin una autoridad centralizada. A menudo, los DAO emiten tokens para que los usuarios puedan participar en la toma de decisiones de la organización. Si bien muchos creen que estos colectivos descentralizados no califican como valores, los legisladores han emitido severas advertencias de que las empresas de criptomonedas no pueden esconderse detrás de las DAO para evitar la regulación.

La solución: marco regulatorio transparente

El caso histórico contra Ripple subraya cómo las diferentes agencias dentro del gobierno de los EE. UU. Ni siquiera están de acuerdo sobre este tema, ya que FinCEN declaró que no era un valor, mientras que la SEC argumentó que sí lo era. La SEC debe analizar todos los diversos modos de tokens y criptomonedas según la categoría única en la que se incluirían, ya que este dilema no es blanco o negro.

Mientras tanto, hay mucho en juego para el futuro de las criptomonedas, de cualquier manera, este caso cae. Si Ripple puede demostrar que la SEC ha adoptado un enfoque arbitrario y poco claro para regular las criptomonedas, entonces se establece un precedente importante que devuelve el poder a la cadena de bloques. Si la SEC reina supremamente, entonces la agencia gubernamental tiene voz legal en la procesión y el desarrollo de la regulación de las finanzas descentralizadas.

En última instancia, los activos digitales son notoriamente difíciles de colocar en cubos, y hasta que tengamos nuevas pautas para el mercado de valores criptográficos, seguirá habiendo desacuerdo y confusión, lo que podría, en conjunto, sofocar la industria.

La información proporcionada aquí no es un consejo legal y no pretende ser un sustituto del consejo de un abogado sobre ningún asunto específico. Para obtener asesoramiento legal, debe consultar con un abogado sobre su situación específica.

Arie Trouw es cofundadora de XYO y fundadora de XY Labs.

Este artículo fue publicado a través de Cointelegraph Innovation Circle, una organización examinada de altos ejecutivos y expertos en la industria de la tecnología blockchain que están construyendo el futuro a través del poder de las conexiones, la colaboración y el liderazgo intelectual. Las opiniones expresadas no reflejan necesariamente las de Cointelegraph.

Obtenga más información sobre Cointelegraph Innovation Circle y vea si califica para unirse

By cland

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *