La economía de los Estados Unidos podría sufrir un revés. Los datos de una encuesta del Wall Street Journal revelaron que los expertos financieros esperan que el país enfrente una recesión económica este año.

Más de dos tercios de los economistas de 23 importantes instituciones financieras que hacen negocios con la Reserva Federal creen que EE. UU. tendrá una recesión “superficial” o “suave” en 2023. Dos de las instituciones encuestadas predicen una recesión para el año siguiente.

La investigación incluyó grandes nombres en el sector de servicios financieros, como Barclays PLC, Bank of America Corp., TD Securities y UBS Group AG.

Colectivamente, la Reserva Federal fue nombrada como la razón principal de la recesión debido a sus tasas de aumento para combatir la inflación y alcanzar su objetivo. En el momento de escribir este artículo, la tasa de inflación en EE. UU. es del 7 % en comparación con la tasa deseada por la Reserva Federal del 2 %.

Los factores adicionales a una recesión inminente incluyen el gasto de los ahorros pandémicos, una caída en el mercado inmobiliario y los bancos que tienen estándares de préstamo más rígidos.

La encuesta también encontró que muchos economistas esperan que el desempleo en el país aumente del 3,7 % en noviembre de 2022 a más del 5 %, junto con una contracción económica general.

Relacionado: 5 consejos para invertir durante una recesión mundial

Sin embargo, Credit Suisse Group AG, Goldman Sachs Group Inc., HSBC Holdings PLC, JPMorgan Chase & Co. y Morgan Stanley dieron una perspectiva más optimista sobre la situación, diciendo que se evitará una recesión tanto en 2023 como en 2024.

El estado de los EE. UU. y la economía mundial en general no ha tenido las mejores predicciones para los próximos años. En octubre, Elon Musk dijo que la recesión global podría durar hasta fin de año, cerca de 2024.

Los problemas globales recurrentes explican estas perspectivas sombrías, como la escasez generalizada de energía y la inflación.

Algunos expertos en el espacio de las finanzas descentralizadas han hablado públicamente sobre las criptomonedas, particularmente Bitcoin (BTC), como cobertura contra la inflación monetaria.