A pesar de que Bitcoin (BTC) regresa a los niveles de precios anteriores al colapso de FTX, el contagio aún afecta a la industria, lo que obliga al intercambio de criptomonedas Coinbase a cerrar operaciones en Japón.

Coinbase anunció oficialmente el 18 de enero que la empresa finalizará sus operaciones en Japón y realizará una revisión completa de su negocio en el país debido a las condiciones del mercado.

Todos los clientes de Coinbase Japón tendrán alrededor de un mes para retirar sus tenencias fiduciarias y criptográficas de la plataforma antes del 16 de febrero. Después del 17 de febrero, los criptoactivos restantes en poder de los clientes de Coinbase Japón se convertirán automáticamente al yen japonés (JPY). Los depósitos en moneda fiduciaria no estarán disponibles a partir del 20 de enero.

La firma señaló que los clientes podrán mover los activos a cualquier otro proveedor de servicios de activos virtuales, una billetera con custodia propia y Coinbase Wallet. Los clientes también pueden liquidar su cartera y retirar sus activos a una cuenta bancaria nacional.

Coinbase enfatizó que la plataforma se compromete a hacer que la finalización del servicio sea lo más fluida posible, asegurando a los clientes que todos los usuarios pueden retirar sus activos lo antes posible.

Como se informó anteriormente, Coinbase originalmente comenzó a planificar su expansión japonesa durante un mercado bajista de 2018.

Relacionado: Japón levantará la prohibición de monedas estables extranjeras como USDT en 2023: informe

Al abandonar Japón, Coinbase sigue los pasos de Kraken, otro criptointercambio global que decidió cesar sus operaciones en el país a fines de 2022. El intercambio dijo que enfrentó desafíos similares en Japón, citando un “mercado criptográfico débil”.

Tanto Kraken como Coinbase también han reducido significativamente su fuerza laboral, con Kraken despidiendo al 30% de su personal poco después de que colapsara el intercambio FTX en noviembre. Coinbase, que ya vio reducido su personal en un 18% el año pasado, anunció otro recorte de personal del 20% en enero.