La primera audiencia en el caso de quiebra de Genesis Capital se llevará a cabo el 23 de enero a las 2:00 p. m. (EST), según documentos judiciales. El juez Sean H. Lane del Tribunal de Quiebras de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York escuchará el caso.

Según el Capítulo 11, conocido como el capítulo de reorganización, las empresas pueden proponer un plan de reorganización a los acreedores, mientras se les permite continuar operando su negocio, dijo a Cointelegraph Mark Pfeiffer, abogado de bancarrota del bufete de abogados Buchanan Ingersoll & Rooney.

Como primer paso en el proceso de quiebra, el tribunal decidirá si acepta la reparación solicitada en virtud del Capítulo 11 por parte de Genesis Global Holdco y dos de sus subsidiarias comerciales de préstamos, Genesis Global Capital y Genesis Asia Pacific, conocidas colectivamente como Genesis Capital. Las empresas también solicitaron una administración conjunta de los casos.

El Síndico de los Estados Unidos también designará un comité para los acreedores no garantizados como parte del procedimiento. El comité tendrá derecho a exigir de las empresas que se le consulte antes de tomar decisiones o cambios importantes, y de participar en el plan de reorganización. Veinte de los acreedores no garantizados más grandes generalmente se seleccionan para el comité, según revelan los documentos judiciales.

Relacionado: Los problemas legales de Gemini y Genesis sacudirán aún más la industria

Con pasivos de hasta $10 mil millones, las empresas se declararon en bancarrota el 19 de enero, más de dos meses después de revelar una exposición de $175 millones a FTX, junto con problemas de liquidez causados ​​por el colapso del intercambio de criptomonedas. Los retiros se han suspendido de la plataforma de Genesis Global Capital desde el 16 de noviembre de 2022.

El plan del Capítulo 11 de Génesis exige una resolución global de todos los reclamos y la creación de un fideicomiso que distribuirá los activos a los acreedores, según un comunicado de prensa. Bajo un “proceso de doble vía”, las empresas buscarán la “venta, aumento de capital y/o una transacción de adquisición” que aparentemente permitiría que su negocio “surja bajo una nueva propiedad”.

La empresa matriz de Genesis Capital, Digital Currency Group (DCG), negó recientemente su participación en la declaración de bancarrota, alegando que un comité especial de directores independientes recomendó y decidió solicitar la protección por bancarrota del Capítulo 11. Solo las entidades crediticias de Génesis se han declarado en bancarrota. Genesis Global Trading y la entidad comercial al contado y de derivados de Genesis permanecerán operativas.