La oficina local de Interpol detuvo a un ciudadano británico acusado por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos (DoJ) en Moscú. Se le acusa de conspirar para violar las sanciones de Estados Unidos a Corea del Norte.

Como informaron los medios locales el 21 de febrero, Christopher Emms ha sido arrestado en Moscú tras la “notificación roja” de la Interpol. Un ciudadano británico de 31 años fue detenido en el albergue donde se hospedaba.

En abril de 2022, junto con el ciudadano español Alejandro Cao De Benos, se acusó a Emms de proporcionar instrucciones sobre cómo la RPDC podría usar la tecnología blockchain y de criptomonedas para lavar dinero y evadir sanciones. Los dos planificaron y organizaron la Conferencia Pyongyang Blockchain and Cryptocurrency de 2019.

El tercer participante en la conspiración es Virgil Griffith, un ex desarrollador de Ethereum. Fue arrestado por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) en noviembre de 2019, se declaró culpable y fue sentenciado a 63 meses de prisión. A su vez, Emms podría enfrentar hasta 20 años de prisión por un cargo de conspiración para violar la Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional (IEEPA).

Relacionado: Corea del Norte robó más criptomonedas en 2022 que en cualquier otro año

Radha Stirling, la fundadora de Due Process International, una ONG que ayuda a defender los derechos humanos frente a las agencias de aplicación internacionales, afirmó anteriormente que no había pruebas sólidas contra Emms:

“Precisamente porque no hizo nada malo; no proporcionó información a Corea del Norte que no aparezca ya en la primera página de Google”.

En septiembre de 2022, Arabia Saudita rechazó la solicitud de extradición estadounidense por falta de base legal y liberó a Emms después de una prohibición de viajar de 8 meses. Inmediatamente abandonó el país y huyó a Rusia. Sin embargo, a pesar de que el país también es objeto de los esfuerzos del Departamento de Justicia para hacer cumplir las sanciones financieras en el sector de las criptomonedas, aparentemente, los ejecutores locales decidieron ayudar a sus homólogos estadounidenses.